miércoles, 4 de julio de 2012

Valdeminguilla tiene una idea.

Un asesino como los demás. (63)

    El inspector Churriguera y su ayudante López, recién llegados a comisaría, solicitaron hablar con el comisario. El agente Daoiz les pidió que esperasen un momento porque Don Luciano estaba atendiendo una llamada muy importante. De la calle llegaron los condecorados Sotillos y Fernández con un ratero esposado. Venían hablando entre ellos sobre el lanzamiento del penalty "a lo Panenka" de Sergio Ramos en el España-Portugal.
- Le echó cojones el chaval, vaya si le echó cojones! - comentaba un entusiasmado Sotillos.
El inspector Churriguera les saludó con una leve sonrisa. El ratero se volvió contra Sotillos:
- Vosotros no teneis cojones para atrapar al asesino, y sin embargo me pillais a mi que sólo he cogido una moto para pasar el rato.
- Pues vale, ahora te pasas un rato en el calobozo por gilipollas, y luego lo que diga el juez. - Respondió Fernández - A quién se le ocurre afanar una moto y saltarse cinco semáforos en rojo seguidos?!... Cada día eres más tonto, "Rompetechos", y agradece que no te hayan pillado los munipas, que a esos ultimamente se les escapan muchas hostias.



       (En la foto de la izquierda: Sergio Ramos, estrella del partido España-Portugal. Su gol "a lo Panenka" todavía está siendo comentado por los aficionados de todo el mundo. A la izquierda: Bernardino Miranda, "Rompetechos", delincuente habitual aficionado al motociclismo de riesgo)


Comisario Lopategui Serranillos

- No es posible, este hombre está perdiendo el norte! 
Y se guardó muy bien de hacer más comentarios sobre su superior al director de la prisión, a pesar de la confianza que se tenían. Pensó: "Yo no tengo potestad para tomar una medida disciplinaria contra él , pero el hecho es muy grave, tendré que saltarme el protocolo y hablar con el ministro"
- Redacta un informe inmediatamente, Tortosa, y gracias por decírmelo.
- Siempre a tus órdenes, Lopategui!
Colgó el teléfono y se quedó un rato felizmente pensativo. El Jefe Superior le había pegado un puñetazo a un hombre esposado, un hecho inconcebible a estas alturas democráticas (al menos de cara a la galería) y más tratándose de un famoso. Su ex amigo y rival se estaba cavando su propia fosa. Don Escolástico había pedido silencio a los funcionarios de la prisión, pero el director de la cárcel decidió no rendirle pleitesía al Gran Madero y confiar el hecho a su buen amigo el comisario Lopategui Serranillos.
"Querido Escolástico, ha comenzado tu cuenta atrás, esta vez la has cagado y bien cagada" - Relamiose del gusto el motivadísimo Lopategui.
Llamó por el interfono:
- Daoiz, dígale al inspector Churriguera que pase.
- Un momento, comisario, creo que han ido a los aseos.

Churriguera y López distraían la espera al comisario vaciando sus vejigas en los urinarios de Roca. Mientras meaban escucharon el trajín con el cubo y la fregona que se traía Valdeminguilla en una cabina de retrete.
Salió el castigado Valdeminguilla del retrete y topó con el inspector y su ayudante cuando estos cerraban sus braguetas tras la relajadora micción.


  (Imagen de Valdeminguilla en tiempos mejores, cuando acudía al gimnasio porque quería parecerse a su ídolo Terminator)

- Hola, Valdeminguilla, siento mucho lo que te está pasando.
Lo dijo el viejo inspector con absoluta sinceridad, pues en el fondo apreciaba al "chico", como él le llamaba. Era de los pocos policías que le trataban con respeto.
- No tiene importancia, inspector, pronto se acabará el castigo y seguiré siendo un policía de verdad, ya lo verá, y participaré en la caza del asesino.
- Sin duda, sin duda!
- Inspector, está usted interrogando a personas relacionadas con una mujer asesinada, verdad?
- Así es.
- Y alguna de esas personas podría ser el asesino en serie, no?
- Podría... "A dónde querrá llegar?"
- Si usted me permite una sugerencia, inspector..., ya sabe usted que tengo un gran talento policial, aunque no he podido demostrar todavía lo que...
- Vamos, vamos, Valdeminguilla, cual es esa sugerencia?
- Podría usted hacer fotos a esas personas. Me las muestra a mi y yo le digo si alguna de ellas es el asesino. Ya sabe usted que le he visto la cara, le he tenido muy cerca.
- En ese momento apareció el agente Daoiz.
- Inspector, le espera el comisario.
- Vamos para allá. Ya hablaremos, Valdeminguilla.

(Continuará)

7 comentarios:

  1. Je je je... Todos se tiran bocados "disimuladamente", codazos, zancadillas...

    Qué espanto, pensar a quien va a señalar Valdeminguilla si le muestran fotos. Igual a su propio padre, fijo.

    Ahí abajo tiene usted otro comentario mío, Don Boni.

    ¡Salud a manta y buenas lecturas!

    ResponderEliminar
  2. Caramba, ni me esperaba poder husmear por aquí a esta hora ni me esperaba encontrarme a nadie. Hará una hora o más le he dejado otro email con las recomendaciones que faltaban. Me lo confirma cuando lo reciba, por favor.
    Voy para abajo a ver ese comentario!
    Salud!

    ResponderEliminar
  3. La comisaría y sus gentes me recuerdan, en cierta forma, a lo que se respira en muchas oficinas que yo conozco, educación y buenas maneras, son importantes!!. Decia un compañero mío, ya jubilado, "aquí estamos, robando, matando pero sin meternos con nadie".

    ResponderEliminar
  4. La suerte le acompaña, sí, señor!... Es el asesino con más buena folla del mundo.
    Buen día, Don Director!

    ResponderEliminar
  5. Genial frase, matar pero sin molestar, como la gente del mundo de la farandula, se dan besos y felicitaciones y por detrás se despellejan.
    Que el día le sea propicio!

    ResponderEliminar