viernes, 13 de julio de 2012

Doña Purita debe morir.

Un asesino como los demás (71)


  

El padre Angulo y Su Ilustrísima

- Dime, hijo mio, cual es el problema que te atormenta?
- Qué?
- Cual es el problema que te atormenta?...!!
- Ya, pues la verdad es que hace un momento se me había olvidado; pero ya, ya me ha vuelto a la cabeza, Eminencia.
Resultaba chocante que el obispo, un cincuentón, le llamase "hijo mio" al viejo sacerdote, ya casi un ochentón. Pero Don Ambrosio se hacía querer por las jerarquías.
- No soy Eminencia, padre, ese tratamiento sólo se les da a los cardenales.
- Qué?
- Que ese tratamiento sólo se les da a los cardenales!!
- Ah, ya!
- Los obispos y los abades mitrados somos Ilustrísimos o Reverendísimos. Habitualmente me llaman Su Ilustrísima, a excepción de los ateos y homosexuales que me llaman de todo. Pero usted, que me conoce desde niño, padre Ambrosio, que me ha visto crecer, ir al seminario, cantar mi primera misa, etc., tiene mi permiso para llamarme Manolo, correcto?, eso sí, siempre y cuando estemos en privado.
De pronto Su Ilustrísima se percató de que estaba hablando solo.
- Padre, padre, despierte!... no se me duerma ahora, caray!
- Oh, usted perdone, Eminencia, de qué estábamos hablando?... del Códice Calixtino?...
- No, padre, no...
- Ah, ya, al final resultó falsa la pista que apuntaba al Marqués de Valdivieso, no?
- Padre, dijo que quería confesarme algo!
- Ah, sí, algo muy grave.
- Bien, pues le escucho.
- Eh... Ah, sí, creo saber quién es el asesino de ancianas, pero no recuerdo ahora si me lo dijeron en confesión.
- Me está diciendo que sabe usted quién es el asesino de ancianas?... Dios mio!
- Pero en el caso de que haya sido en confesión, no puedo revelar el secreto, claro, y eso es lo que me atormenta.
- Tiene que hacer memoria, padre.
- Qué?
- Tiene que hacer memoria!... Estamos ante un hecho infernal, ese hombre va por ahí suprimiendo vidas como si se tratase de una malvada abortista. Ese hombre es el propio diablo!
- Claro, claro que lo es.
- Debe recordar si se lo dijeron en confesión o no.
- Sólo... sólo creo recordar que me lo dijo un niño, pero ahora no me viene a la memoria quién fue ese niño ni quién es el asesino. Tengo grandes fallos de memoria por la edad, Eminencia.
- Llámeme Manolo.
- Hace poco se me olvidó como se llama el papa de ahora, Juan Pablo XVI, no?... Es que a mi edad he conocido a tantos papas!
- Es comprensible, nuestra envoltura carnal se debilita con los años. Padre, dice que fue un niño quien le habló del asesino?
- Así es, eso lo recuerdo bien.
- No habrá vuelto usted a su antiguo pecadillo con los niños, verdad?... No me gustaría tener que amonestarle.
- No, no, Eminencia, Dios me libre!... - mintió el viejo ensotanado.
- Ya sé que son los niños los provocadores, pero usted debe resistir la tentación, no lo olvide.
- Oh, ahora recuerdo algo!
- Cuente, cuente!...
- Sí, sí..., un día vino el asesino y me echó un gato muerto al confesionario.
"Virgen Santa, este hombre está pallá!"





( El Apocalipsis se acerca y Doña Purita lo sabe muy bien )


Don Angel Luis y Encarni

Don Angel Luis seguía todos los pasos de Doña Purita a una distancia prudencial. Aquel asesinato debía ser perfecto. El estudio pormenorizado de los horarios, idas y venidas, amistades y demás de su vieja pesadilla le estaban sirviendo para elaborar el plan, el crimen perfecto!... el crimen perfecto número 19!
Doña Purita se había metido en una secta apocalíptica; todos los miércoles y viernes acudía a un local de la Avenida Ministra Teresa Coscojuela en donde se reunían los sectarios con su gurú.
En determinado momento se le pasó por la cabeza disfrazarse de algo y meter las narices en el local, pero seguro que la vieja le descubría, pues Doña Purita había desarrollado un olfato muy fino para detectar su presencia a pesar de los disfraces, y se lo demostró muy bien en la tarde del autobús. (Ver capítulo anterior)
Sonó el móvil de Don Angel Luis.
- Dime, hija.
- Tengo una muy buena noticia, papá. El sicólogo está haciendo un excelente trabajo con Manolín. Fíjate, lleva más de una semana sin matar un gato!
- Caray, eso es estupendo! - fingió con su pericia habitual.
- Ahora dice que de mayor quiere ser policía para atrapar policías en serie.
- Je, je, qué ricura de niño!

(Continuará)



5 comentarios:

  1. Lo de la secta satánica promete, jejeje. A ver si te vas a pasar al porno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Juas juas juas!
      Jefe, eres la pera en bicicleta :)

      Eliminar
  2. Jo, el porno, como lo pudoroso que soy yo!... No, no es una secta satánica, son "apocalípticos".

    ResponderEliminar
  3. Vaya con el cura alzheimico, así no habrá manera de pillar al viejo asesino, ¡cachislamarsalá!

    Encarnita es tonta del cogote como la mayoría de descendientes de psicópatas que, si no lo son, sí que dan a luz al siguiente eslabón y ni se enteran.

    Coño con la ministra esa con avenida, debe ser una maravilla de la política, ¡juas juas!

    ResponderEliminar
  4. El Padre Angulo está apara que le encierren, pero la Iglesia es muy permisiva con sus ministros, je, je!
    Encarni ahora está de buenos con su padre, hasta que vuelva a mosquearse.
    La ministra tiene una avenida que ni La Castellana de Madrid, je, je!
    Feliz día!... Aquí lluvioso para variar.

    ResponderEliminar